Viajar con joyas y relojes

Hay tantos viajes o formas de viajar como personas. Viajar es siempre una aventura y una oportunidad. Una aventura porque nos alejamos de nuestra zona de confort y nos adentramos en un contexto distinto al que nos deberemos adaptar y una oportunidad porque nos permite conocer otros lugares, otras culturas y otras personas que de las que enriquecernos.

Si bien existen viajes de lo más informales en los que apenas necesitamos enseres para sacar el máximo jugo al terreno, lo cierto es que en la mayoría de ocasiones, cuando viajamos, tenemos la oportunidad de lucirnos, o bien porque exigencias del guión o bien porque deseamos lucirnos para las fotos y los vídeos de recuerdo.

Es ahí donde nos planteamos viajar con nuestras joyas, lo que exigirá algo de organización para poder sacarles todo el partido que merecen. En primer lugar, porque debemos seleccionar aquellas joyas con las que queremos viajar. En función del destino, del tipo de escenarios en los que nos vayamos a adentrar, de la temperatura y de la seguridad de las zonas visitadas escogeremos unas u otras. Y es que, tanto si viajamos a una boda, como si vamos a un crucero en el que sabemos que habrá una noche de gala o si nos desplazamos para una gala o un evento de etiqueta, no podremos obviar la necesidad de viajar con nuestras joyas.

En segundo lugar, porque una vez seleccionadas deberemos asegurarnos de que estas están perfectamente embaladas en un estuche joyero, así como que están a buen recaudo durante todo el viaje. Algo que conseguiremos portándolas en nuestro equipaje de mano, siempre y cuando estas no superen un valor económico que nos pueda acarrear alguna pregunta que otra por parte de los miembros de las aduanas visitadas. Situación poco habitual pero posible, sobre todo en los países del tercer mundo.

Joyas y relojes para lucir como nunca durante nuestros viajes

Lo mismo sucederá con las joyas de los hombres: los relojes, los gemelos y los pisacorbatas, que de igual forma deberemos guardar en sus estuches o portajoyas para garantizar que estos objetos de gran valor llegan en las mismas condiciones en las que fueron embaladas.

Sea como fuere, y sobre todo si contamos con una colección que vale la pena lucir durante los días de relax en los que vamos a disfrutar al máximo de paseos, comidas, cenas y fiestas nocturnas, vale la pena revisar el joyero y portar una selección para sacarnos el máximo partido durante esos días de asueto de los que vamos a disfrutar.

Viajar con joyas, salvo que lo hagamos con piezas realmente caras, lo que nos podría obligar a realizar un envío seguro desde el origen y hasta nuestro destino echando mano de una empresa especializada, no solo es un placer, sino que es toda una obligación para aquellos que disponen de ellas, aunque sea de una pequeña colección. Pocas ocasiones mejores para brillar con luz propia que en un destino o paraje idílico. No obstante, para eso las tenemos.

La importancia de los idiomas al viajar

Si has viajado alguna vez a algún lugar en el que tu idioma no es el mayoritario lo habrás notado. Conocer idiomas, o al menos el inglés, el esperanto de esta generación, resulta imprescindible para poder disfrutar de un viaje sin complicaciones.

Por un lado, porque no hay viaje sin contacto con los locales. Algo para lo que resulta imprescindible, o bien conocer su lengua local, o bien dominar el inglés. Ya que ninguna experiencia de viaje resulta completa sin conocer la forma de pensar, la cultura o la idiosincrasia de la zona que visitamos. Además, en el caso de que necesitemos acudir a un guardia, un médico o un viandante para reclamar ayuda, no podremos hacerlo sino somos capaces de transmitir aquello que necesitamos.

Por otro lado porque, como sabrán los viajeros más avezados que nos lean, no siempre ni en todos los destinos se ofrecen tours o excursiones en español. Sin embargo, estos siempre están disponibles en inglés, aunque sea el único idioma no local en el que lo realicen. Lo que significa que, existe la posibilidad de que, si no dominamos al menos el inglés, no podamos realizar determinados tours enterándonos de aquello que se nos muestra.

Lo mismo sucede, a menudo, con los recepcionistas de hoteles de países poco visitados y operadores de turismo. Estos, en la mayoría de las ocasiones, dominan el inglés, pero no siempre el resto de lenguas. Por lo que en el caso de no entender o hacernos entender deberemos recurrir al lenguaje de signos… y también a la confianza que nos ofrezca el lugar en el que hemos decidido contratar un servicio determinado.

En definitiva, conocer, aunque sea a nivel básico de usuario, el inglés, no permitirá viajar tranquilos, conocer más a fondo el destino al que nos dirigimos y, en definitiva, evitar problemas de todo tipo que puedan surgir durante los días que estemos fuera de casa. Motivos más que suficientes como para ponerse manos a la obra con el aprendizaje o el perfeccionamiento de este u otros idiomas que nos resulten de interés.

Estas y muchas otras razones son las que están llevando a cada vez más viajeros y futuros viajeros a apuntarse a distintos cursos online de idiomas en Academia Arquímedes, con el inglés como idioma estrella, y con el alemán, el francés, el chino, el ruso, el árabe y el japonés, en este orden, como otros idiomas en los que iniciarse.

La importancia de hablar idiomas

Y es que, a menudo, entre los viajeros y no viajeros, aprender idiomas es una actividad que se realiza por placer, para no perder el contacto con los estudios, para conocer mejor una cultura que nos atrae, o simplemente para desarrollar una habilidad como lo es la del conocimiento de idiomas.

Como alguien dijo alguna vez, el saber no ocupa lugar. Sin embargo, este sí que nos permite ocupar un mejor lugar en nuestra vida, tanto a nivel personal, como a nivel personal y, sobre todo, cada vez que hacemos las maletas y nos vamos a disfrutar de unos días lejos de casa.

La importancia de las gafas a la hora de viajar por carretera

La mayor parte de los españoles optamos por pasar nuestras vacaciones en territorio español. La inmensa mayoría lo hace utilizando el coche para desplazarse. Tantos que, cada puente, la DGT se emplea al máximo para regular de la mejor forma nada más y nada menos que el desplazamiento de seis millones de vehículos. Cifra que alcanza los 90 millones durante la operación salida estival que se produce en nuestras carreteras cada verano.

Del total de conductores que tiene nuestro país, algo más de seis millones, lo que supone uno de cada cuatro personas con carné de conducir, está obligada a llevarlas puestas durante cualquier desplazamiento que realice a bordo de su automóvil. No obstante, según ha podido detectar Tráfico, no todos los que le están obligados a hacerlo, lo hacen.

Algo que supone toda una temeridad, ya que los accidentes de tráfico representan la mayor parte de los que se producen durante los desplazamientos y que solo el pasado año se llevaron la vida de 1.180 personas al volante. Solo por eso deberíamos ya no solo asegurarnos de que portamos las gafas antes de subirnos a nuestro automóvil, sino también contar con una segunda montura que nos espere siempre en la guantera, para poder volver a casa con las máximas garantías en el caso de perderlas durante una cena o de ser víctimas de un robo o una sustracción.

Además de las gafas ordinarias, Tráfico recomienda igualmente portar gafas de sol, ya sean correctoras en el caso de quienes sufran problemas de refracción, como ordinarias en el caso de que no se necesite graduación alguna en los cristales. Ya que tanto si conducimos frente al sol sin posibilidad de taparlo con el parasol como si nos alcanza algún destello durante un cambio de dirección se multiplicarán las opciones de sufrir un accidente al volante.

Las gafas, un complemento obligatorio cuando salimos de viaje

Más allá de impedir que el sol pueda impedir nuestra correcta visión cuando estamos en la carretera, los oculistas recomiendan el uso de gafas de sol durante los días soleados advirtiéndonos de que la luz solar está detrás de multitud de problemas de visión como los errores de refracción que, además, se agravan al someter a nuestro globo ocular a la luz ultravioleta.

Por si todo esto no fuese suficiente, debemos tener en cuenta que, además de para descansar, cada vez que viajamos también lo hacemos para disfrutar de un nuevo entorno y ver cosas nuevas. Luego si se trata de sacar el máximo partido a nuestro viaje resulta obvio que sin gafas correctoras o de sol será imposible que podas disfrutar al cien por cien de nuestro destino.

Por todo esto las gafas, tanto las correctoras como las que ofrecen protector solar, son un complemento absolutamente necesario cuando salimos de viaje, independientemente de si vamos a desplazarnos en carretera o si vamos a hacerlo utilizando cualquier otro método de transporte. Seguridad, salud y máximo disfrute bien valen un ‘doble check’ al equipaje de mano en busca de nuestras monturas.

Los peores y mejores aeropuertos para viajar en Navidad

Los peores y mejores aeropuertos para viajar en Navidad

Estas próximas vacaciones navideñas se perfilan únicas y es por ello que te invitamos a que conozcas cuáles son los peores y mejores aeropuertos para viajar en Navidad. Obviamente, no sabemos hasta qué punto podrás evitar tener que viajar a estos u otros aeropuertos. En todo caso, te avisamos para que vayas tomando las medidas adecuadas de cara a esta futura oportunidad. ¿Quieres saber más? Disfruta a lo grande de todo lo que esté vinculado a descubrir las mejores propuestas. Y nunca, jamás, dejes de viajar.

Cuáles son los mejores aeropuertos para viajar en Navidad

Los peores y mejores aeropuertos para viajar en Navidad

A continuación te describimos cuáles son los 3 mejores aeropuertos de Europa.

#1.Aeropuerto de Múnich: Debido a la ingente cantidad de viajeros y a sus grandes dimensiones, te encantará conocer uno de los aeropuertos más maravillosos que jamás hayas conocido.

#2.Aeropuerto de Zúrich: Es el aeropuerto más importante de Suiza, por delante de Berna. Se trata de una de las grandes maravillas que podrás llegar a conocer. No dejes de descubrir cada uno de los rincones.

#3.Aeropuerto de Londres: El aeropuerto de esta gran ciudad más importante es el Heathrow. Sin embargo, no influye demasiado en Navidad ya que es un aeropuerto internacional por lo que los residentes europeos no tendrán por qué preocuparse a este respecto.

Los peores aeropuertos europeos para viajar en Navidad

Los peores y mejores aeropuertos para viajar en Navidad

#4.Aeropuerto de Beauvais: Este aeropuerto low cost situado a 80 kilómetros de París es la central de vuelos de Ryanair o Easyjet. Obviamente, sus prestaciones no son las mejores y en Navidad puede ser un caos tener que desplazarse en autobús durante más de una hora y media hasta la gran ciudad. Quizás lo que más se destaca de este aeropuerto son los niveles de limpieza que dejan mucho que desear.

#5.Aeropuerto Internacional de Santorini

Este aerupuerto no es tan terrible durante el invierno por lo que no sufras, no te sentirás como si estuvieras en un horno aunque si que es posible que pases un poco de frío ya que el concepto calefacción no se encuentra por ninguna parte en este aeropuerto.

#6.Aeropuerto Internacional de Berlín Schönefeld

Aunque esto parece una campaña anti-vuelos low cost (ni mucho menos) lo cierto es que este aeropuerto es famoso por contar con una gran cercanía pero con pocos servicios. Obviamente, si viajas en un vuelo de bajo coste no te puedes esperar mucho más. ¿Y tú?¿Has estado alguna vez en estos aeropuertos? ¿Qué opinas acerca de ellos? ¿Estás de acuerdo?

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

¿Eres de los que piensan que la gente que viaja no sabe nada de la buena vida? Entonces estarás de acuerdo con esa cita célebre de Unamuno que decía aquello de “aquel que viaja mucho no anhela el lugar al que llega sino aquel del que huye”. Si es que la gente tiene muchos traumas. Tú, sin embargo, estás ahí bien a gusto con tu batamanta y Telecinco puesta de banda sonora vital. ¿Verdad? Reforzamos tus ganas de no moverte del sofá con estos 5 motivos por los que no deberías viajar jamás. Si es que con lo bien que se está haciendo siempre lo mismo no entiendes por qué la gente se complica tanto la existencia.

No deberías viajar jamás por estos 5 motivos

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

#1.Tendrás que aprender el ritmo de un nuevo país

¡Qué pereza!¿Verdad? Visitar un país completamente diferente al tuyo, probar cosas que nunca habías probado y descubrir que no todo el mundo vive como tú y que puede que, incluso, te guste más su manera de existir que la tuya. Si es que es una total y absoluta pérdida de tiempo.

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

2#Te van a pasar cosas por el camino

Esto tampoco te convence demasiado. En tu zona de confort solo pasa lo que tú quieres. La tienes dominada. Pero, ¿Y si cuando viajas te empiezan a pasar cosas? ¿Y si descubres cómo reacciones ante situaciones de estrés, de sorpresa, de crisis, de nuevas amistades intensas? ¿Y si, de repente, vives con demasiada intensidad sin preocuparte si estás reaccionando como has de hacerlo o no? Y si comienzas a sentir tanto que no puedes respirar de la emoción…¿Y si…de repente te gusta más esa nueva vida que la que llevabas antes?

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

3#Seguro que conoces a gente nueva y se te fastidia el “planning”

No puedes ni soportar la idea de llevarlo todo meticulosamente pensado para que conozcas a gente en el hostel y te cambie todos los planes. Ya tienes muchos amigos. No tiene sentido hacer nuevos amigos ni conocer la experiencia de vida de personas de todo el mundo. Tampoco practicar tu control de inglés. Si es que no sirvieron para nada los años estudiando. Es mejor quedarse en casa.

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

4#Sentirás vértigo

Has conocido a alguna que otra persona que iba a la aventura, así, ella solo sin planear nada y crees que eso no es para ti. No es miedo, no. Es vértigo. Es vértigo porque no quieres que las cosas salgan mal. Tú estás tan bien afincado en tu rutina que, ¿Para qué vas a moverte de dónde estás? No tiene sentido. Sigue así, hombre, claro que sí.

5 motivos por los que NO deberías viajar jamás

#5.Te despertarás en un lugar nuevo cada mañana

Te agobia solo de pensarlo; levantarte un día en Chefchaouen, otro en Marrakech y otro en Fez. Sentirte perdido por momentos y demasiado conmocionado como para dejarte llevar por la inercia. Además tienes que tomar decisiones en cuestión de minutos. En serio, ¿Por que a la gente le gustará viajar?

Viajar es, posiblemente, la experiencia que más te enriquecerá en la vida. Es el motor del cambio y los cambios se fraguan saliendo de la zona de confort y conociendo una y otra vez. No te tienes que ir muy lejos, solo observar a tu alrededor y visitar todos los lugares que puedas, conocer todas las vidas posibles y, por supuesto, experimentar la vida, que para eso está.

 

Imágenes: giphy , intothewildgif , thelleroseedit , darkernights13 , gifsanimados , travelercorner .