Los mejores platos de la gastronomía española

Si algo tiene España, además de buen clima todo el año, una diversidad territorial única y una fiesta sinigual es la que para muchos es la mejor gastronomía del planeta.

La oferta de platos que cualquiera que vaya de visita a una localidad que no es la propia va a encontrar es tan vasta como interesante y única. De ahí que uno de los principales motivos por los que muchos viajamos sea el probar los platos típicos en los lugares típicos.

Si bien el recetario español es casi inabarcable para quien quiera recogerlo en apenas unas líneas, en este post vamos a tratar de subrayar aquellas elaboraciones que, por su popularidad y sabor, merezcan una mención especial. Vamos a ello:

Los mejores platos típicos españoles

Paella: No podemos empezar, sino por el más internacional. Típico de Valencia, la versión original lleva pollo, conejo y verdura y se elabora con leña de naranjo. Disfrutar de una buena es, simplemente inolvidable.

Jamón: Sin ninguna duda el producto gastronómico más conocido en todo el mundo. Para disfrutarlo al máximo ‘solo’ hace falta un buen cortador y, si se quiere, un trozo de pan tostado con aceite de oliva virgen extra y, si acaso, tomate rallado.

Tortilla de patata: El recetario tradicional español tiene un lugar reservado para este plato que reúne todas las condiciones para ser emblema de nuestra gastronomía: sencillo, fácil de preparar, riquísimo y barato. En pincho, como guarnición o como principal en un bocadillo es espectacular.

Gazpacho: El plato más famoso del sur de España es también uno de los más sanos de nuestro recetario. Más allá de los debates del ‘con pepino o sin pepino’ y de otros ingredientes -ya que varía según la zona en la que se elabora- es el mejor antídoto contra el calor durante el verano en nuestro país.

Fabada: En el otro lado de la balanza encontramos uno de los más contundentes de nuestras gastronomía. Alubias, embutido y mucho mimo creado en Asturias para el resto de España es el plato por excelencia en las casas de todos los españoles que se precien durante el invierno.

Croquetas: Cuesta creer que un plato tan sencillo y delicioso no se haya logrado expandir en todo el mundo. Quizás porque hacerlas redondas -en todos los sentidos- no es fácil, se dice aquello de que “pocas cosas hay mejores que una buena concreta”.

Albóndigas: Esas piezas de carne redondas que se bañan en una salsa de tomate y otras verduras es uno, sin duda, uno de nuestros platos para compartir estrella. Basta con probar unas buenas albóndigas paras saber por qué.

Marmitako: Desde el País Vasco con amor -como los pintxos- llega esta elaboración de bacalao que quita el sentido a los amantes del buen producto, sobre todo cuando se riega con un txacolí.

Pulpo a la gallega: Aunque si hay un plato de marisco ‘Made In Spain’ que gusta hasta el más pintado ese es el pulpo a la gallega o el pulpo a feira. Dos elaboraciones exquisitas.