Los mejores destinos para ir de Luna de Miel en España

Después de haber estado meses últimando todos los detalles de la boda toca un merecido descanso.

Para disfrutar de un destino paradisíaco, realizar todo tipo de actividades de aventura, visitar ciudades con historia o esconderse en un rinconcito romántico no hace falta salir de nuestras fronteras.

Aunque la mayoría de parejas optan por salir en busca de un destino exótico en el que celebrar su Luna de Miel tras sellar su matrimonio, cada vez son más los novios que deciden apostar por las múltiples opciones, variadas y de muchísima calidad que existe en España.

Con la idea de mostrar algunas de estas opciones a los novios más indecisos que todavía no tienen pensando dónde acudir a disfrutar de su Luna de Miel, vamos a tratar de mostrarles varias alternativas para todos los precios y todos los perfiles de parejas.

Si hablamos de playa, España es todo un referente mundial. Sus cientos de kilómetros de Costa bañada por tres mares distintos nos proporcionan una abanico de posibilidades tremendo. Por ejemplo, si hablamos del norte de España encontramos la impresionante Playa de las Catedrales, en Ribadeo, Lugo, Galicia o las aguas cristalinas de la Playa de Rodas, en las Islas Cíes, también en Galicia.

Si buscamos aguas más cálidas, la recóndita Cala Macarelleta, en Menorca, Islas Baleares o las playa de arena blanca de Ses Illetes, en Formentera, también en Baleares, aunque más masificada que la primera, son opciones de lo más atractivo.

Aquellos que buscan conjugar aventura y naturaleza pueden encontrar una gran cantidad de estas actividades en el norte de España, por ejemplo en la zona de los Picos de Europa en Asturias donde el verde de sus altísimas y refinadas montañas maridan a la perfección con unos pueblos de lo más pintorescos y recónditos y con una gastronomía sin parangón.

Sin salir de esta misma senda, cada vez son más los novios que optan por realizar el Camino de Santiago en alguna de sus versiones. La más romántica quizas sea la que empieza en el pequeño y precioso pueblo francés de St. Jean Pied de Port y que tras recorrer los Pirineos y la zona norte de España nos lleva hasta las calles empredadas y encantadas de Santiago de Compostela.

Más al sur, en una provincia como Granada se nos ofrecen postales tan distintas como todas las ruinas árabes con La Alhambra como parada obligatoria o la Costa Tropical, muy poco explotada a nivel turístico y que posee parajes costeros de una belleza tremenda.

Aunque si de paisajes incomparables hablamos debemos citar Lanzarote y su paisaje casi lunar, de tierra negra volcánica y cuyo encanto no tienen comparación en ninguna parte del mundo. El cuidado y la preservación de su naturaleza, incluyendo playas preciosas, lo convierten en un destino cálido y costeros durante casi todo el año.

Por último, como opción de interior, localidades como Sigüenza nos ayudan a perdernos en el tiempo y adentrarnos en un paraje romántico. Su gran cantidad de casas rurales monísimas, los recorridos más allá de sus murallas a través de los distintos senderos del Parque Natural del Río Dulce, la cercanía del Camino del Cid y la Ruta del Quijote son algunos de sus atractivos junto a su gastronomía.

Invitaciones de boda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *