Cómo hacer una viaje largo en coche con niños y no morir en el intento

Con la llegada de la segunda quincena de julio y de agosto son muchas las familias que se disponen a realizar desplazamientos de las grandes ciudades en dirección a la montaña o la playa, cuando a programar un ‘road trip’ que incluya varias paradas al volante de su automóvil.

Una idea que a priori suena genial, pero que a menudo se convierte en toda una aventura cuando se cuenta con uno o varios niños pequeños en plena edad de hiperactividad y las experiencias pasadas no son de lo más halagüeñas en lo que a contenerlos durante los desplazamientos se refiere.

No obstante, si se tiene claro que la opción decidida en familia pasa por realizar un viaje largo en coche con los niños, existe una serie de trucos que nos puede ayudar a hacer el viaje lo más llevadero posibles, tanto para los niños como para los padres. Vamos a repasar algunos de ellos en este post.

Lo primero de todo que debemos hacer para estar cómodos y que lo estén también los acompañantes es limpiar el coche, dejar el máximo espacio posible tanto en el maletero como en la zona de los asientos y, por supuesto, realizar una revisión que nos dé el OK de los mecánicos.

Una vez tengamos el vehículo en perfectas condiciones, deberemos colocar todo nuestro equipaje en el maletero tanto por comodidad como por seguridad, dejando a la zona trasera en la que viajan los niños con los elementos justos y necesarios para que el viaje se les haga más ameno y evitando que estos lleven allí media habitación.

Y es que si bien es importante que estos lleven juguetes para que estén entretenidos durante el viaje, una gran cantidad de ellos puede provocar incomodidades y algo de caos en la zona trasera. Por supuesto, hay que evitar que lleven algunos que puedan acabar yéndose durante el juego a la zona del piloto, como sucede con las pelotas.

Es importante también contar con una mochila para la zona trasera y otra para la zona delantera para que vayan allí nuestros enseres, por un lado, o juguetes en el caso de los niños, y donde depositar la basura para impedir que el coche se ensucie y se acumulen objetos innecesarios que provoquen incomodidad.

Con el objetivo de que los niños estén más cómodos y se les haga más ameno el viaje, recomendamos en los viajes largos que el copiloto se pase en algún tramo a la zona trasera para jugar y intercomunicarse con los niños, lo que les amenizará.

Además, en el caso de llevar menores en el coche, es aún más importante realizar paradas cada 2 horas o 200 kilómetros como mucho, siendo recomendable hacerlo cada 100 o cada hora a partir de que la fatiga empiece a pasarles factura.

Elegir bien la hora de salida, siendo la más temprana la que más les empujará a dormirse haciendo su viaje más corto y seleccionando la ropa de estos que deberá ser la más cómoda posible, así como llevando comida y bebida para que no haya que hacer más paradas de los necesarias nos ayudarán a tener un viaje en coche y en familia pefecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *