La importancia de las gafas a la hora de viajar por carretera

La mayor parte de los españoles optamos por pasar nuestras vacaciones en territorio español. La inmensa mayoría lo hace utilizando el coche para desplazarse. Tantos que, cada puente, la DGT se emplea al máximo para regular de la mejor forma nada más y nada menos que el desplazamiento de seis millones de vehículos. Cifra que alcanza los 90 millones durante la operación salida estival que se produce en nuestras carreteras cada verano.

Del total de conductores que tiene nuestro país, algo más de seis millones, lo que supone uno de cada cuatro personas con carné de conducir, está obligada a llevarlas puestas durante cualquier desplazamiento que realice a bordo de su automóvil. No obstante, según ha podido detectar Tráfico, no todos los que le están obligados a hacerlo, lo hacen.

Algo que supone toda una temeridad, ya que los accidentes de tráfico representan la mayor parte de los que se producen durante los desplazamientos y que solo el pasado año se llevaron la vida de 1.180 personas al volante. Solo por eso deberíamos ya no solo asegurarnos de que portamos las gafas antes de subirnos a nuestro automóvil, sino también contar con una segunda montura que nos espere siempre en la guantera, para poder volver a casa con las máximas garantías en el caso de perderlas durante una cena o de ser víctimas de un robo o una sustracción.

Además de las gafas ordinarias, Tráfico recomienda igualmente portar gafas de sol, ya sean correctoras en el caso de quienes sufran problemas de refracción, como ordinarias en el caso de que no se necesite graduación alguna en los cristales (GAndGO). Ya que tanto si conducimos frente al sol sin posibilidad de taparlo con el parasol como si nos alcanza algún destello durante un cambio de dirección se multiplicarán las opciones de sufrir un accidente al volante.

Las gafas, un complemento obligatorio cuando salimos de viaje

Más allá de impedir que el sol pueda impedir nuestra correcta visión cuando estamos en la carretera, los oculistas recomiendan el uso de gafas de sol durante los días soleados advirtiéndonos de que la luz solar está detrás de multitud de problemas de visión como los errores de refracción que, además, se agravan al someter a nuestro globo ocular a la luz ultravioleta.

Por si todo esto no fuese suficiente, debemos tener en cuenta que, además de para descansar, cada vez que viajamos también lo hacemos para disfrutar de un nuevo entorno y ver cosas nuevas. Luego si se trata de sacar el máximo partido a nuestro viaje resulta obvio que sin gafas correctoras o de sol será imposible que podas disfrutar al cien por cien de nuestro destino.

Por todo esto las gafas, tanto las correctoras como las que ofrecen protector solar, son un complemento absolutamente necesario cuando salimos de viaje, independientemente de si vamos a desplazarnos en carretera o si vamos a hacerlo utilizando cualquier otro método de transporte. Seguridad, salud y máximo disfrute bien valen un ‘doble check’ al equipaje de mano en busca de nuestras monturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *